10 prendas para comprar en rebajas

keep-calm-and-rebajas-9

Seguro que te ha pasado más de una vez: comprarte ropa en las rebajas solo porque está muy barata, y no ponértela jamás. O lo que es peor, ir en busca de gangas y acabar comprando cosas de nueva temporada. De pasarnos del presupuesto ya ni hablamos.

Por eso este post pretende ser una breve guía de 10 prendas que pueden ser, como decimos mi hermana Vicen y yo, buena inversión (una prenda que usas mucho) o mala inversión (ahí se queda, en el armario y hasta con la etiqueta puesta).

Dicho esto… Empecemos, pues, con la lista:

1. Unos vaqueros. Por todo el uso que les solemos dar a diario, no está de más buscar unos nuevos (por supuesto, con descuento) para la próxima temporada.

2. Un vestido. Largo, corto, para ir a la playa e incluso para una boda que tienes próximamente. ¡Venga! Seguro que tienes fichados más de uno.

3. Ropa interior. Efectivamente las rebajas son también una buena época para hacer ‘plan renove’ de lencería: sujetadores, bragas, tangas, calcetines…

4. Una cazadora (de cuero, vaquera). Aunque con la ola de calor no te apetezca ni ponértela, es una prenda que siempre la acabas utilizando.

5. Zapatos. No se trata de competir con Imelda Marcos, pero pasa igual que con los vaqueros. Se acaban desgastando y rompiendo por el uso contínuo, y la época de las rebajas es idónea para proceder al cambio.

6. Accesorios de la playa. El bolso o el sombrero de paja que fichaste hace unas semanas y que seguro quedará ideal con tu biquini…

7. Ropa de baño. Merece la pena pasarse por la sección biquinis. Al ser prendas que solo los usamos en los meses de verano, acaparan buenos descuentos.

8. Una americana. Ahórrate dinero en esa prenda que siempre nos saca de un apuro en nuestros outfits de oficina y de fiesta.

9. Un mono. La prenda que cada vez va ganado más fans. No es de extrañar, se adapta perfectamente a cualquier evento y resulta muy cómoda en nuestro día a día.

10. Zapatillas. Si te gustan las ‘zapas’ peculiares (yo me he hecho muy fan por mi novio, Antonio, que es un gran experto en la materia), las poco discretas y que en realidad no necesitas pero que se suelen poner a precios interesantes.

Y si definitivamente no eres de rebajas, es decir que pasas de buscar entre montones de ropa y estanterías de zapatos, y no quieres renunciar a tus ratos de piscina para ir de tiendas… ¡Siempre te quedarán los outlets! Allí hay rebajas todo el año.

Por Rosa Salom