Bueno… más vale tarde que nunca ¿no?

Yo no sé qué tengo que casi siempre llego tarde a todo. Me paso media vida exclamando “¡A buenas horas!”, me entero de algunas cosas (me las cuentan yo creo) a toro pasao y hay otras que se me vienen encima justo cuando ya es tarde o directamente ya no me sirven para nada. ¡Qué se va a hacer!.

Ahora que me encargo de las páginas de Decoración, Bricolaje y Hazlo tú misma de la revista, estoy descubriendo cosas de lo más interesantes… que me hubieran venido de perlas hace unos añitos y no precisamente ahora. Mirad qué invento acabo de conocer: una pintura que convierte cualquier superficie ¡en una pizarra!.

foto producto copia

Lo mismo ya la conoce todo el mundo y yo, una vez más, me entero la última, pero me ha parecido lo máximo por varias razones:

Primera: resulta económico. Se pueden ahorrar muchas manos de pintura si (como fue mi caso) le sale a alguien una hija ‘artista’. Vamos, si yo llego a tener a mano un botecito de estos en su día, no digo yo media casa, pero alguna pared ya hubiera pintado yo misma con el producto en cuestión y así esa criatura hubiese concentrado esos arranques de creatividad sobre la pared-pizarra en lugar de sobre cualquier-pared-de-la-casa.

Segunda: mola. Ya está. Suficiente. Y si no, no hay más que echar un ojo a estas fotos. Si se quiere dar la campanada con la decoración del hogar y que rabien de envidia suegras y cuñadas, me parece una estupenda manera de lograrlo.

0021366UltWhite_01_0054_v2-RT

Tercera: es muy decorativo. Permite cambiar la decoración de un ambiente cada vez que a uno le apetezca y lo único que hay que hacer es surtirse de un buen montón de tizas de colores. ¿Que hoy quiero llenarlo todo de cuadros? ¡pues los pinto!, ¿que me canso de ellos que es que hoy me siento romántica? borrador y a llenar la pared de flores. ¿Que vaya hartón de flores en qué estaría yo pensando? ¡Rayas! Y así se puede pasar una la vida. 

Cuarta: es práctico. Poder dejar anotaciones, mensajes, la lista de la compra o los teléfonos de emergencias directamente en la nevera sin abarrotarla de imanes horteras (hay cada uno que es que…) pues es cómodo y mira, ecológico, que se ahorra papel.

CF14-MOP-19

Quinta: es divertido. ¿Te imaginas jugar con los niños a las tres en raya o al ahorcado, en la pared?

Me parece que me estoy viniendo arriba con esto. ¿A que acabo redecorando mi vida con tizas de colores?

Elena