¿Malos también en verano?

Cuando ya nos habíamos librado de los mocos y creíamos que el tiempo de las enfermedades infantiles lo habíamos aparcado hasta septiembre, aparecen en nuestros hijos otras molestias muy típicas del verano. Te doy algunos consejos para paliarlas:

Cute baby listening to a stethoscope

Conjuntivitis: Un día tu hijo se despierta con legañas y al principio piensas “de tanto dormir”. Pero van pasando la horas y, aunque le limpies el ojo, vuelven a aparecer rápidamente y notas que uno de sus ojos (o los dos) no los tiene tan abiertos como habitualmente. ¡Horror!. Tu hijo ha cogido una conjuntivitis.

Blue Eye B&W Macro

Esta infección es muy contagiosa por lo que te aconsejo que, en cuanto veas los primeros síntomas, extremes las precauciones de higiene. Separa una toalla para que solo utilice él, límpiale el ojo tres veces al día con una gasa mojada en suero fisiológico o compra en una farmacia toallitas húmedas especiales para el aseo ocular. También es muy importante que lleves a tu hijo al médico para que le receten un antibiótico en gotas. Cuanto antes se lo eches, antes evitarás que el escozor y la enfermedad vayan a más. Eso sí, no compres estos colirios por tu cuenta, ya que sería peligroso para un ojo afectado con otra dolencia administrar tobramicina.

Intenta que no se meta en el agua los cuatro días siguientes o, al menos, que no meta la cabeza ni lo haga en piscinas públicas donde la bacteria campa más a sus anchas. Si tu hijo es pequeño y tienes posibilidad de poner una piscina hinchable, utiliza mejor esta opción. El agua estará más pura.

No te agobies si terminado el tratamiento de las gotas (que suele ser de una semana), vuelven a aparecer los síntomas. La conjuntivitis es muy latosa y a veces reincide dos o tres veces seguidas. Tendrás que repetir otra vez el tratamiento…, siempre bajo prescripción médica.

– La otitis es otro problema muy típico en las vacaciones infantiles. A parte de la visita al médico, que no te la quita nadie para descartar cualquier otra infección y empezar un tratamiento, te recomiendo estas cintas de neopreno. Harán más difícil que entre agua en los oídos y, por lo tanto, futuras recaídas si tu hijo es propenso a padecer esta inflamación. La banda de la imagen se vende en Decathlon.

zoom_dde65bc031074807bc07a1f52c17ab5b

Dermatitis atópica. Empezó con una piel áspera pero ahora notas ronchas en ciertas partes del cuerpo. Si tu pediatra te confirma que lo que tiene es piel atópica ármate de paciencia. A parte de la crema que te receten para las zonas más afectadas, tendrás que aplicar en el resto del cuerpo una hidratante especializada en este tipo de pieles. La buena noticia es que, si veraneas en la playa, el agua del mar es beneficiosa para la dermatitis. El sol también, pero debido a los efectos perjudiciales de los rayos UVA sobre la piel, no es recomendable su exposición en los más pequeños.

Adorable little girl have fun at tropical beach

 

Macarena Orte

@macarena_orte